AUTOFICCIÓN O UNA MANERA DE LEERNOS



Los alumnos de quinto año juegan con las palabras y exploran el género Autoficción creado por el novelista francés Serge Doubrovsky en 1977. Las desparraman sobre páginas que más tarde formarán un libro.

Doubrovsky explicó que la autoficción tiene lugar cuando “el autor se convierte a sí mismo en sujeto y objeto de su relato”. Entonces los chicos distinguen entre autobiografía y autoficción. ¿Cuál es la diferencia? “Es bien sencillo: autoficción es la autobigrafía bajo sospecha. Quien narra su vida la transforma en novela y cruza la frontera hacia los dominios de la fabulación”, explicará Enrique Vila Matas.

Acompañados por Marina Estevez y Eduardo Gasquez -profesores de Lengua- los alumnos golpean las teclas o mueven los lápices. Aparece la escritura como un medio para forjar la personalidad o de narrarse. Auto-crean personajes, escenas y tejen una historia. Se leen a través de lo escrito y se re-descubren en la autobiografía inventada. 

Después llega otro capítulo. El de visitar la editorial Sofía Cartonera de la facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba. El objetivo es editar libros cartoneros con los textos escritos por los alumnos. En el taller les enseñan el armado de los libros, conocen la historia de la editorial y su fin social más allá de la difusión de los escritos. Aparecen las pinturas para darle vida propia a las tapas de los ejemplares y más tarde, algunos de ellos, quedarán en la biblioteca del colegio.