JUNTOS, SIEMPRE



La Escuela de Fútbol de Castelfranco sigue regalando momentos únicos. Hace días no fue la excepción cuando hijos y padres se reunieron con la excusa de jugar al fútbol. Y aunque no faltaron los goles, las jugadas ni atajadas para la foto, lo más importante fue fortalecer el vínculo entre pares. Que los chicos puedan jugar con el padre o las mamá implica un apoyo clave en el crecimiento para ellos. Un espacio lúdico diferente y necesario.

La diversión jugó de titular y la alegría pidió el pase toda la tarde. Pequeños grandes momentos que terminan en golazos.

Los profes Esteban, Fabri, Berna, Marcelo, Mati y Gianni les agradecen la presencia.

¡Vamos por más!