PEDRO ROSSI: CAPITÁN Y CAMPÉON EN FÚTBOL DEL CONI 2017



La Dante Alighieri de Campana está a un gol de quedarse con el título. Quedan segundos y si no lo logra, Castelfranco –que espera el resultado afuera de la cancha- gritará campeón: el último córner cae llovido como el agua del cielo en Buenos Aires, hay rebotes, tensión, nadie despeja el peligro hasta que un jugador de Campana tiene el arco a su merced. Le pega. La pelota besa el palo y se va apenas desviada. El árbitro pita el final y los chicos del Castel lloran: son campeones en la Categoría B en los Juegos de la Juventud 2017.

undefinedundefined

La imagen la recuerda ahora Pedro Rossi, capitán de un equipo que en la final pasada conoció la derrota. Esta vez hubo revancha y no la desaprovecharon. “Se definió con un triangular entre tres equipos. Estábamos afuera de la cancha esperando el resultado. Y la Dante de Campana casi mete el cuarto gol que nos dejaba sin título. En la última juagada, uno le pegó y pasó a nada del palo. Cuando terminó se largó a llover y empezamos a cantar”.

Pedro es volante central y capitán del equipo. Para él portar la cinta es un orgullo “por representar a la institución y los compañeros. Es muy lindo, no tiene explicación”. Le gustan jugadores como Iniesta o Busquet y trata de entregarla redonda a los suyos. Y claro, volvió del torneo con tres goles en su cuenta personal.

undefined

VIVIRLO A PLENO.
Para él lo más importante del CONI es “conocer gente haciendo deporte”. Y explica la magia que produce compartir con alumnos de otros cursos de la escuela: “Había chicos de sexto grado que no sabíamos cómo se llamaban y en el CONI íbamos a alentarlos. Estableces un vínculo, y ahora los ves en el pasillo del cole y te pones a hablar”.

Rossi–en segundo año del Nivel Medio- quiere más CONI en su curriculum. “Es una experiencia que hay que vivir sí o sí. Todo te queda grabado. Y cada vez que vas a uno aprendes y descubrís cosas nuevas”.

undefined

Por estos días, uno de sus anhelos podría hacerse realidad. Es que el “5” del Castel se presentará a una segunda prueba para jugar en Belgrano. Y sueña con llegar alguna vez a Primera y que su abuelo Mario lo aplauda desde la platea en Alberdi.